sábado, septiembre 09, 2006

corazon felino



quetzalcoatl ha rencarnado en mi
lo se, lo intuyo!!
perfectamente claro
porque mis pies hoy son de vibora
suave piel, aspera escamosidad de mis heridas
soy el hijo del quetzal
y el silbido de la vibora esta del matorral
hijo del sol y de la luna nocturnal
heredero de la miel y de la sal
hijo del dios cuculcan



a mi amigo corazon felino


5 comentarios:

Ricardo Olvera dijo...

querido Gabriel:

te agradezco infinitamente esté invaluable tesoro que el mar, silencioso, dejo en la blanca arena de la riviera Maya entre palmas de coco, cielos azul turquesa y aves de colores a los pies de la blanca Tulum!

me dejaste sin palabras amigo!

y una enorme alegría y gran satisfacción en el corazón felino que se me hace de pinole al ver estas letras tan hermosas…

soy hijo del quetzal!!

me llevo mi tesoro en su cofre de conchitas marinas!

un fraternal abrazo de hermano, hermano!

Viuda de Tantamount dijo...

Y tan certero has sido, Gaby...que cuando entre y lei el poema, pense que me habia equivocado de blog y era el del Gato....

DE continuar dandole caña a quetzalcoat y cia., diganmé la bibliografia que necesito para no perder el sentido...

Besos grandes a los dos¡¡
B x C

mitsui dijo...

que suerte gato!

La hormiguita dijo...

Gran, gran poema.
Saludos

Sandra Becerril dijo...

Oye... q bien que le dediquen algo a aquel que abre caminos con sus letras


besos