sábado, octubre 28, 2006

noche de mar, princesa














La infinita noche se despierta
cuando hablan las hojas tu nombre
un susurro se entretiene en el alma
mientras la tarde se pinta de bronce

todas esas hojas te regalan el verde
algunas se tiran al piso de alfombra
otras te ven que pasas hermosa
y son doradas las horas de verte

tu embelleces la noche que nace
y las estrellas sonríen cual locas
la infinita noche se despierta
porque el mar te besa cuando le tocas

3 comentarios:

La hormiguita dijo...

Preciosos versos y sentimientos.
Saludos

pRinCes@rtigas dijo...

Hola Gabriel :)

Bellas palabras, he notado que los grandes escritores como tú, siempre son leídos, aunque no les comenten siempre son leídos...

Un abrazo.

indianala dijo...

Todo cobra vida y amor en tus màgicos poemas. Felicitaciones poeta!
Beso.