sábado, julio 08, 2006

mito oceánico


Con el corazón infinito desnudado
mi pecho es un buque, que se encalla.

Entre tantos intentos de verte en lo olvidado
la mirada es un bosque y mis ojos, un pájaro.

Las montañas se vierten como de un cántaro
y el cielo derrite como si helado.

Todo el horizonte cabe entre las manos
y la vida es un abismo, inundándonos.

Y es que las cascadas han derrochado el canto
y el río es un desierto en un diluvio de llanto.

Ya nada es lo mismo desde los años idos
y la arena es tan solo, un mito del océano.


de mi coleccion de versos "Viento Esmeralda"
Copyright todos los derechos reservados por Gabriel Pablo Zorrilla
Mendoza, abril 2006, SEP, Méxcio.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

I love your website. It has a lot of great pictures and is very informative.
»

Anónimo dijo...

I find some information here.